El equipo dirigido por Rod Ruoff ha logrado fabricar un supercondensador basado en láminas de grafeno que dobla la capacidad de los supercondensadores actuales. Este desarrollo abre la puerta a la creación de supercondensadores capaces de competir con las baterías en prestaciones.

El grafeno es una lámina de carbono de un solo átomo de espesor. Este material presenta unas propiedades eléctricas y mecánicas excepcionales. Enlace aquí.

0 comentarios