"Mi sueño máximo es llegar a plantar la (bandera) tricolor en la Luna. Eso podrá parecer un sueño, pero hace 32 años yo era un niño que miraba las estrellas y soñaba, y hoy estoy aquí...y si me toma toda la vida hacerlo, toda la vida me tomará, pero lo haré".

La rotunda sentencia que Ronnie Nader, primer astronauta ecuatoriano, hizo a BBC Mundo, es la misma idea fija que permitió a este ingeniero de sistemas guayaquileño lograr metas que por sí solas parecían inalcanzables e irrealizables.

La primera de ellas fue la de convertirse en astronauta, una tarea exigente para la que Nader tuvo que someterse a exigentes pruebas físicas de resistencia.

"Fueron seis meses de entrenamiento a lo largo de cuatro años en los que completé el programa Advanced Suborbital Astronaut (ASA/T) en el centro de entrenamiento de cosmonautas Yuri Gagarin en Rusia. Entonces me convertí en el primer ecuatoriano en ser entrenado como astronauta", comenta Nader. Enlace aquí.

0 comentarios