La nueva versión del navegador de Microsoft promete ser mucho más rápido, empleando las tarjetas rápidas para mostrar los gráficos y el segundo núcleo del procesador para ejecutar Javascript. También tendrá un mejor soporte de estándares

Tras el lanzamiento de Windows 7, la inminente vuelta al mercado de Office y la radical renovación que mostró, durante el Mobile World Congress de Barcelona, de su sistema operativo para móviles, Windows Phone 7, Microsoft ha empezado a andar el camino para renovar otro de sus buques insignias: Internet Explorer.

Con las miras puestas en la compatibilidad, la inclusión de estándares web y la velocidad, la compañía de Redmond quiere darle un empujón a su navegador para intentar frenar la caída en cuota de mercado que lleva cosechando año tras año. Desde 2004, cuando acaparaba un 90%, hasta las últimas cifras que le otorgan un 61% de cuota, según datos de NetApplications.

La presión creciente de Firefox y la irrupción en el mercado de un potente jugador como es Google con su navegador Chrome han obligado a la multinacional a hacer sacrificios. Con el doble objetivo de impulsar la actualización a Windows 7 y de conseguir que Internet Explorer 9 sea un navegador moderno y avanzado, la novena versión de IE no será compatible con Windows XP, el sistema operativo que trajo bajo el brazo el ahora "poco recomendable" Internet Explorer 6.

Enlace aquí.

0 comentarios