Muchas personas tienen ese don de saltar de la cama al primer toque del despertador. A otros les cuesta tanto trabajo que siempre empiezan el día tarde. Y por lo general los calificamos de perezosos. Si usted pertenece a este último grupo, no se preocupe más porque la culpa es de sus genes. Enlace aquí.

0 comentarios