La portavoz Rebecca Ward de Google indica que la compañía recortó y pegó un texto equivocado en las condiciones de uso del navegador, debido a que suelen usar el mismo texto de licencia en varios de sus productos, “para facilitar las cosas al usuario".

En los hechos, sólo el 0,1% de los usuarios realmente lee los acuerdos de licencia, y por otra parte las cosas no se facilitan precisamente con el trabajo descuidado de Google.

En diversos blogs sobre el tema, la opinión generalizada es que este error nunca debió suceder en una empresa como google y que simplemente el comunicado es "una salida" para no dañar su imagen.

La nueva licencia ya no se adueña de las publicaciones de los usuarios para usarlas con algún fin comercial.
Enlace aquí.

0 comentarios